Fernando Escalante: Jefe del Proyecto Lima Central Tower

Fernando Escalante transmite tranquilidad. Su postura es la de un hombre serio, de pocas palabras y concentrado en su trabajo. Su voz es pausada y su discurso, claro. Es, en definitiva, un hombre al que uno le confiaría aquella construcción trascendente con la que todos soñamos. Quizás por ello genera tranquilidad que esté al mando de la supervisión del Proyecto Lima Central Tower. Una obra que consta de una torre de oficinas de 25 pisos y 10 sótanos de estacionamientos que suman un área total techada de 100,000 m2.

Fernando forma parte de Proyecta desde el año 2010. Pero desde su etapa universitaria decidió que quería dedicarle su vida a la construcción. “Anhelaba formar parte de edificaciones, pero poco a poco me involucré en distintas construcciones: he hecho carreteras, un puente –que lo hice en pleno invierno con una crecida de río muy fuerte–, hospitales, escuelas”.

Gran parte de su carrera la ha hecho en provincias, habiendo participado en proyectos en Ucayali, Huánuco, Junín, Pasco y Huancavelica. Esos trabajos le han servido de experiencia para llegar hasta donde está hoy en día, pero, sobre todo, lo ayudan a valorar lo hecho en el pasado y las bondades del presente. “La construcción ha crecido mucho”, nos dice, “y en ese crecimiento, la tecnología es una aliada fundamental para el desarrollo del rubro y el avance del Perú”.

Gracias a la tecnología actualmente se hacen obras con mayor velocidad. Eso lo sabe perfectamente Fernando, quien nos cuenta que “antes no teníamos, por ejemplo, las torres grúa, que te ayudan a llevar materiales por todos lados con mayor velocidad. Hoy tenemos sistemas de bombeo de concreto, antes usábamos wincha eléctrica al hombro. La tecnología nos ha ayudado a crecer, a hacer nuevos diseños.

Lo hemos dicho, Fernando Escalante transmite tranquilidad y su postura es la de un hombre serio. Pero también se emociona. Si habla de su trabajo, se emociona: “Cuando paso cerca de las obras en las que he estado involucrado se siente algo especial. Si estoy con alguien al costado automáticamente le cuento lo que hice por esa obra, porque yo me acuerdo de todo, desde las fechas en las que trabajé hasta lo que me costó hacerlo. Es inevitable sentir cariño”, nos dice, y uno piensa que es verdad, Fernando Escalante es un hombre al que le confiarías la construcción trascendente con la que sueñas.